Nos vamos de glamping !

El sector del camping va en aumento año tras año y de ello nació hace ya un tiempo el llamado Glamping del cual nos centramos en este Post.

Glamping o glamorous camping es un creciente fenómeno global que combina la experiencia de acampar al aire libre con el lujo y las condiciones propias de los mejores hoteles. El término, acuñado a finales del siglo XIX, es una fusión de palabras glamour y camping.

El glamping es una nueva tendencia que permite planificar viajes en la naturaleza con las comodidades de un hotel y porque acampar con glamour ya es posible.

Casas en los árboles, yurtas, tipis, cúpulas, iglús, cabooses, graneros,  los eco-pods o vainas, caravanas de lujo, o tiendas safaris, son entre mucho lo que nos puede ofrecer el llamado fenómeno glamping. Veamos de qué se trata cada uno de ellos brevemente.

Las casas en los árboles ya no son sólo para niños! Construidas en lo alto de las ramas de un árbol, una casa de árbol es una estructura típica de madera que utiliza las formas del tronco y de las ramas más fuertes para crear un espacio horizontal.

Las yurtas, históricamente construidas para soportar los largos inviernos de Mongolia, tiene una base abajo, ancha, cilíndrica y está construida con secciones expandibles de celosía de madera.

El tipi, comúnmente remonta a los indios de América migratorios, es una ingeniosa y simple compilación de pocos materiales nobles. Postes de madera erigidas en una forma triangular y atados juntos en la parte superior forman el esqueleto de la estructura.

Cúpulas son construcciones modernas en forma de cúpula. Pueden ser construidas a partir de  una combinación de materiales incluyendo madera, hierro y acero o de primera clase de tecnología, tales como una tela pvc-poliéster de alta resistencia.

El iglú es una casa con forma de cúpula, generalmente construida de bloques de nieve sólida. Fueron construidas originalmente por los inuit, los indígenas de las regiones árticas de Groenlandia, Canadá y los Estados Unidos.

Cabooses se utilizaron en los viejos tiempos como alojamiento en los trenes. Fueron colocados al final de un tren de carga y tenía muchas funciones incluyendo la provisión de refugio para la tripulación o los demás pasajeros.

Los graneros fueron construidos originalmente como edificios agrícolas en las explotaciones que contenían cultivos para el ganado como vacas, cerdos, pollos, caballos y más. Pero estos graneros restaurados y renovados se han convertido en alojamiento muy confortable y lujoso.

Las vainas son la última opción Glamping, son de madera y  se construyen en su totalidad de los recursos locales, naturales o reciclados. Las vainas proporcionan una excelente protección contra el viento y lluvia y  conservan un ambiente acogedor y hogareño en su interior.

La idea de la tienda de safari se imaginó hace cientos de años. Los reyes, los nómadas, cazadores y turistas por igual han encontrado un buen uso de este alojamiento sensible y portátil. Hoy en día, tiendas de safari son el alojamiento principal de safari africano de lujo.

El glamping de agua implica una estructura flotante, ya sea directamente en el agua o apoyado sobre el nivel del agua por columnas o pilares de algún tipo. Ya se trate de una casa flotante anclada, un yate o una cabaña flotante.

¿Quién decide este destino?  El 65%  de usuarios y seguidores en redes sociales sobre este tipo de alojamiento son mujeres, en concreto, de una edad de 25 a 45 años. Ellas suelen ser las que toman la decisión de probar este tipo de experiencias.

En definitiva, esta tendencia ha llegado para demostrar que acampar en plena naturaleza no está reñido con una gran dosis de sofisticación.

¿Te atreves a probarlo este verano?

Carme Balliu